Cuatro mujeres, las arquitectas del estudio Le Grand Huit, Julia Turpin, Marine Kerboua y Clara Simay, además de la paisajista Melanie Drevet, firman este proyecto que es tanto una reparación arquitectónica como una recuperación social, tanto revisión paisajística como reciclaje de infraestructuras. El proyecto defiende una unión entre los objetivos sociales, la movilización ciudadana y la respuesta arquitectónica.

Noticia publicada en Elpaís

Fila 0. Donación solidaria