En 2003 el estudio de Jordi Garcés, Daria de la Seta y Anna Bonet recibió el encargo de rehabilitar la antigua fábrica azucarera en un conjunto de viviendas.

Los arquitectos describen el juego de volúmenes intercalados y espacios abiertos como un “hipertexto urbano donde se confunden el fuera y el dentro”.

Fuente: www.elpais.com

 

 

 

Fila 0. Donación solidaria