El resort, un proyecto inmobiliario de desmesurada ambición, pretendía acoger en 2006 cuatro hoteles de lujo, un casino, 30 restaurantes y 3.000 apartamentos: de ese plan, la ciudad del pecado solo vio los cimientos.

El nuevo resort presentado en 2006 era un proyecto pensado para un mundo que ya no existe, el de la pujanza rutilante de los Estados Unidos de los meses anteriores al colapso de la burbuja inmobiliaria. 

Noticia publicada en elpais

Fila 0. Donación solidaria