En pleno confinamiento, ya fueron incluidos en la clasificación homónima a nivel europeo, donde se mezclaban con Greta Thunberg o Cara Delavigne. Su obra se vende en galerías de Estados Unidos a Israel, han plantado una falla para Meta en Cannes, han rodado un documental sobre Dubai para la CNN, han dado conferencias —presenciales— ante miles de personas y las oficinas públicas de Turismo de medio mundo (Austria, Qatar, Argentina, Copenhague) se los rifan para convertir sus edificios, calles y plazas en iconos pop virales en Instagram.

Anna y Daniel

Noticia publicada en elpais

Fila 0. Donación solidaria