05/05/2021

El Consell sigue dándole vueltas a la problemática de las licencias de obra y los ‘atascos’ que se registran en numerosos ayuntamientos, en un contexto en el que la agilidad será clave para optar durante los próximos años a los fondos europeos de reconstrucción (de los que se calcula que el 10% se destinarán al sector en forma de proyectos de rehabilitación y eficiencia energética). Tras crear hace un año la figura de las ECUV, entidades colaboradoras que permiten externalizar parte del trabajo que realizan los funcionarios de las áreas de Urbanismo, ahora la Generalitat busca perfeccionar su uso.

Así, el director general de Urbanismo del Gobierno valenciano, Vicente García Nebot, avanzó este martes que están trabajando en un convenio con el Instituto Valenciano de la Edificación (IVE), para elaborar una guía que homogeneice los procedimientos de este tipo de licencias. García Nebot, que participó en la jornada de debate sobre las ECUV organizada por el Colegio de Arquitectos de Alicante, señaló que el objetivo es “reducir al mínimo la subjetividad en estas tramitaciones, para que todos hablemos el mismo idioma”.

Las ECUV, que han sido adoptadas en su normativa por algunos ayuntamientos como los de Alicante, Dénia u Orihuela, han generado cierto recelo en los funcionarios responsables de las áreas, por lo que el director general abogó por ofrecer “seguridad jurídica” y estandarizar el procedimiento, de forma que la licencia se tramite exactamente igual en cualquier municipio con independencia de su normativa, y que se trate prácticamente como un acto reglado. Todo, para reducir los todavía exagerados plazos de respuesta de la administración (de uno a dos años en algunos casos) y agilizar las licencias. Algo especialmente valioso para que no se escapen por eternización de trámites los esperados fondos UE.

García Nebot admitió que las ECUV son una buena herramienta que ha nacido de un problema endémico de la Administración, y contra el deseo de la mayoría de participantes, vaticinó que “han venido para quedarse y crecer con la Administración”. El presidente del Colegio, Emilio Vicedo, por su parte, tildó de “escandalosos” los atascos en algunos ayuntamientos y destacó el compromiso de su institución con la nueva herramienta, surgida para combatir la “ineficiencia” pública, hasta el punto de crear un departamento específico.

Un momento de la mesa de debate sobre las ECUV. Foto: JOSÉ MÁS/LAOOM

Desde el punto de vista municipal, Adrián Santos, concejal de Urbanismo de Alicante, señaló que “un urbanismo atascado no afecta solo al promotor, también a la principal fuente de ingresos para gasto corriente del Ayuntamiento”, por lo que dio la bienvenida a las ECUV y recordó que el suyo fue el primer consistorio en adaptar la normativa. “Tenemos un PGOU de 1987 que cuesta casar con el código técnico, y estamos valorando una modificación puntual para darle cobertura y poder así agilizar licencias”. Eso sí, defendió que “la mayoría de las que se retrasan es porque requieren subsanaciones”. Su homólogo en Orihuela, José Aix, asumió el “convenio fallido” (previo a las ECUV) con los arquitectos y consideró que “faltó lo que hay ahora, seguridad”. Así, avanzó que su consistorio va a crear un departamento específico para tramitar estas licencias.

En cuanto a los promotores, el presidente de Provia, Pedro Soliveres, deseó que las ECUV contribuyan a reducir los plazos, después de que se haya “normalizado” que las licencias nunca se concedan antes de los dos meses que marca la ley. Algo que “implica un coste de oportunidad. El hecho de que un proyecto salga adelante tres meses antes o tres meses después puede ser clave en su éxito y lo hemos visto ahora con la llegada de la pandemia”. Por su parte, Javier Fur, CEO del Grupo Marjal (la primera promotora que tramita una licencia ECUV con el Colegio), indicó que ya en este primer caso “los plazos no se han cumplido” y advirtió que las ECUV implican un sobrecoste para el promotor, pero pese a todo avanzó que su empresa seguirá apostando por esta herramienta y animó a trabajar por una mayor eficiencia en la Administración.

En este sentido, el ya jubilado jefe de Urbanismo de Alicante, Daniel Rodríguez, responsable de la ordenanza que adapta las ECUV al Ayuntamiento, advirtió que muchos retrasos se deben a las deficiencias con que llegan los expedientes, que hay que subsanar “en vez de denegar, para no perder ni el dinero ni la oportunidad”. Rodríguez lamentó la escasez de personal, difícil de resolver por el alto grado de especialización que requieren los puestos, y por ello animó al resto de municipios a redactar sus propias ordenanzas ECUV. La réplica la dio el arquitecto municipal de Petrer, Jesús Quesada, quien consideró que “si el 82% de los proyectos de arquitectos llegan mal al Ayuntamiento, algo está fallando”. Quesada defendió que la Administración sí es capaz de dar licencias en dos meses, y abrió el debate del cambio de modelo hacia un sistema público-privado.

Noticia extraída del periódico Alicante Plaza

Fila 0. Donación solidaria